dormir-con-mascotas-PANAMA

Si te gusta dormir con tu mascota debes saber a lo que te expones

14 agosto 2020

¿Qué tan cercana es la convivencia entre tu mascota y tú? ¿Se dan “besos” y duermen en la misma cama?. Esta sensación de cercanía entre ambos es motivo de debate entre los especialistas, pues la humanización de la relación entre personas con sus perros o gatos puede ser saludable o peligrosa para su bienestar.

 

Enfermedades que transmiten tus mascotas

Existen unas 250 enfermedades zoonóticas de las cuales más de 100 derivan de la convivencia entre personas y sus animales domésticos.

Normalmente las mascotas bien cuidadas disfrutan de higiene, visitas periódicas al veterinario, esquema de vacunación y buena alimentación. No obstante, como animalitos también son transmisores de infecciones a través de los parásitos, bacterias y virus que portan de forma natural.

Entre las infecciones más frecuentes transmitidas a las personas luego de dormir con su perro o su gato, por besarlos o por recibir lamidas se cuentan el anquilosotoma, la tiña, los nemátodos, la enfermedad del arañazo de gato, las infecciones por estafilococo resistentes a los medicamentos, problemas respiratorios o de alergia. Adicionalmente a esto, los especialistas sostienen que estas personas suelen desarrollar trastornos del sueño.

Algunos de los argumentos científicos que apoyan esta idea explican que lo que más afecta es la postura en la que duerme el perro, además de la diferencia de temperatura entre  los humanos y los animales, aunado a que algunas mascotas roncan o pueden causar arañazos.

Los ciclos de sueño de los animales son distintos a los de las personas,  de hecho, investigaciones señalan que quienes duermen con perros o gatos tardan más en conciliar el sueño y se despiertan varias veces en la noche por ronquidos.

Tu mascota, tu apoyo

Las mascotas son una compañía formidable en casa, favorecen la salud emocional y mental de las personas, ayudan a reducir la presión arterial, incrementan la actividad física, reducen el estrés, alivian la depresión, son excelente compañía para ancianos y niños y mejoran el estado de ánimo. Pero es importante entender que humanizar esta relación al punto de dormir con ellas a veces implica un riesgo a la salud.

Para muchos psicólogos compartir la habitación con la mascota es una buena estrategia para atender el miedo de un niño que le teme a la oscuridad o el de una persona que atraviesa episodios de depresión.

 

Convivencia saludable

La higiene es fundamental para que esta estrecha convivencia con tu mascota resulte lo más segura posible.

Asegúrate de que tu perro o gato tenga las vacunas correspondientes y sean desparasitados.

En el caso del perro habitúalo al baño regular así como la revisión del pelaje para detectar pulgas, garrapatas y gusanos. También es necesario que hagas examinar a tu mascota regularmente por un veterinario.

También es muy importante que después de juguetear con tu mascota te laves bien las manos con jabón para manipular alimentos, tu cara o hacer cualquier otra actividad.

Las mascotas son parte de la familia, así que merecen todo nuestro amor y atención. Aunque dormir con nuestro perro o gatito, tomemos la precaución de que esto no represente un riesgo para tu salud.