prueba-del-sueno-PANAMA

Pruebas diagnósticas de trastornos del sueño dependen de las condiciones del paciente

8 enero 2021

40% de la población en todo el mundo padece de algún desorden del sueño según datos aportados por la Organización Mundial de la Salud.

Cada vez son más recurrentes las consultas médicas por la aparición de enfermedades derivadas o causadas por la falta del buen dormir, lo que reafirma la importancia de cuidar la higiene del sueño.

 

Signos de alerta

Los cambios en el modo de dormir tanto en cantidad de horas como calidad de las mismas conllevan a trastornos fisiológicos y psíquicos muy peligrosos para el equilibrio de organismo.

Por esta razón el diagnóstico oportuno de estos trastornos a través de las pruebas especializadas conduce a un abordaje adecuado y preventivo de otras patologías.

Los problemas de sueño más frecuentes son:

  • Insomnio: que consiste en la dificultad que sufre la persona para conciliar o mantener el sueño durante la noche.
  • Apnea del sueño: también llamado síndrome de apneas-hipopneas obstructivas durante el sueño (SAHOS) que es uno de los más comunes en los adultos mayores. Esta patología ocasione interrupciones repetidas de la respiración mientras dormimos pudiendo complicarse hasta causar muerte súbita.
  • Síndrome de las piernas inquietas: que es una enfermedad que se origina por alteraciones en la transmisión de hierro y dopamina en el sistema nervioso central y hace que el paciente tenga malestar e incomodidad en las piernas cuando está sentado o dormido. Esta sensación le obliga a levantarse y mover sus extremidades
  • Narcolepsia: que es una afección caracterizada por una somnolencia extrema durante el día que obliga inconscientemente al paciente a quedarse dormido de repente.

Cada tipo de alteración es diagnosticado en el Instituto Europeo del Sueño bajo protocolos médicos especializados, pues existen diversos modos de verificar la existencia y estadio del trastorno.

La evaluación inicia con la elaboración de la historia clínica del paciente, donde su manifestación de síntomas es fundamental.

Los signos que levantan sospecha sobre trastornos del sueño pueden ser tener mucho sueño durante el día y tener problemas para conciliar el sueño por la noche o viceversa, patrones respiratorios inusuales o sentir impulsos incómodos de moverse mientras se duerme.

Los hábitos alimenticios así como las condiciones del lugar donde se duerme y la existencia de enfermedades de base, también juegan un papel importante en la aparición de estos trastornos.

 

Pruebas de sueño

En los laboratorio de sueño se realizan distintos exámenes como: Privaciones de Sueño, Poligrafía General o Respiratoria, Polisomnogramas Nocturnos Diagnósticos o de Titulación de la CPAPn, Titulación de la CPAPn mediante AutoCPAPn, Tratamiento de la Fobia al CPAPn, Test de Inmovilización Sugerida para pacientes con Piernas Inquietas, etc…

Algunos estudios se deben realizar directamente en una clínica que se dedique al estudio del sueño, mientras otros se pueden hacer en casa.

 

Polisomnografia nocturna o video polisomnograma

Estudia el sueño mediante el registro de la actividad electroencefalográfica, los movimientos oculares, el tono muscular, la respiración, el nivel de oxígeno en la sangre, la actividad electrocardiográfica, la postura, los movimientos corporales y sonidos con video-audio y otras variables.

 

Poligrafía respiratoria domiciliaria

Consiste en el registro de la respiración, saturación de oxígeno, actividad cardíaca y ronquido durante las horas de sueño.

Esta prueba se realiza en casa. A la hora de acostarse, el paciente se colocará una serie de sensores que recogen los parámetros cardiorrespiratorios mencionados.

A la mañana siguientes son llevados a la clínica especialista para su respectiva evaluación.

 

Estudios EEG bajo privación de sueño

El electroencefalograma tras privación de sueño de la noche anterior se trata de un registro de la actividad cerebral, de los movimientos oculares y del tono muscular que se realiza para activar alteraciones que no se han visto al hacer el EEG en condiciones normales de vigilia. El paciente puede dormirse durante la prueba.

 

Test de Inmovilización Sugerida (TIS)

Es una prueba de laboratorio de Sueño determinado para estudiar el grado de malestar en las extremidades y los movimientos de piernas que sufre el paciente con Síndrome de Piernas Inquietas durante una hora de registro, manteniendo al paciente tumbado en la cama boca arriba ligeramente incorporado y despierto.

Existe una variante del TIS llamado TIF (Test de Inmovilización Forzada) que consiste en inmovilizar las piernas a la cama registrando la actividad muscular en ambos músculos tibiales anteriores durante una hora.

 

Test de Latencia Múltiple de Sueño (TLMS)

Es una prueba de sueño que se utiliza para valorar la somnolencia y medir la tendencia del paciente a dormirse en una situación de tranquilidad. Se realizan 4 o 5 siestas de 20 minutos en el laboratorio, iniciando la primera a las 8 de la mañana, la segunda a las 10 horas, tercera a las 12 horas, cuarta a las 14 horas y quinta (si fuese necesaria) a las 16 horas. La noche anterior de la prueba se le hace un Polisomnograma para conocer la coexistencia de otras patologías de sueño y asegurarse que ha dormido al menos 6 horas.

Esta prueba es indicada en aquellos pacientes que sufren de narcolepsia y de las hipersomnias.

 

Titulación de la Presión de CPAPn

El CPAP son las siglas en inglés de Continuous Pressure Airways Positive o Presión Positiva de Aire Continuo. Se trata de un dispositivo que usa para insuflar aire (no oxígeno) a presión a través de una máscara nasal que se coloca en la nariz, o buco nasal que abarca nariz y boca que unida por una manguera a un compresor que impide que se cierre la vía aérea mientras la persona duerme.

Esta presión produce la eliminación inmediata de los ronquidos y apneas consiguiendo así un sueño continuo y reparador.

Estas son algunas de las evaluaciones que se realizan para determinar si la persona padece de un trastorno del sueño y establecer el tratamiento adecuado para su problema, bien sea terapéutico, farmacológico o combinado.