sueno-ninos-TDA-PANAMA

Problemas de sueño en personas con Trastornos del Espectro Autismo agravan los síntomas de esta condición

26 marzo 2021

Aunque el origen del Trastorno del Espectro Autismo sigue siendo materia de estudio para la comunidad médica, lo que sí se ha determinado con suficiente evidencia científica es que las personas con esta condición sufren alteraciones del sueño que acentúan más su comportamiento social e inciden negativamente en su desarrollo y bienestar.

Estos problemas suelen aparecer en los primeros años de vida, cuando el diagnóstico aún es prematuro, pues para determinar de forma definitiva el autismo se requiere de un largo proceso de observación así como de evaluaciones bajo diversas especialidades de la medicina.

De hecho se considera que estos trastornos del sueño son infra diagnosticados porque ni siquiera los padres logran detectarlos como tal, sino que algunos creen que son parte de los signos del TEA.

La Sociedad Española de Neurología Pediátrica asegura que 80% de los niños con autismo manifiestan alguna alteración del sueño.

El insomnio es el trastorno del sueño más diagnosticado en niños con TEA, así como en personas con déficit de atención e hiperactividad.

Las investigaciones revelan que hay varios neurotransmisores vinculados en el origen del autismo que también intervienen en el ciclo sueño-vigilia, aunque se entiende que el insomnio puede surgir por la presencia de otras comorbilidades o tratamientos médicos.

Los chicos con TEA duermen menos, sufren dificultad para conciliar el sueño, despiertan varias veces durante la noche y experimentan somnolencia diurna.

La Apnea Obstructiva del Sueño también registra una elevada prevalencia en esta población, entre otras alteraciones identificadas dentro de una lista de más de 80 tipos de trastornos del sueño que se ha confirmado. Cabe destacar que la relación entre autismo y sueño es bidireccional, porque uno influye sobre el otro. De hecho pese a múltiples investigaciones que se han realizado para entender el origen del autismo, no queda claro si la falta de sueño pudiese ser el detonante del deterioro en el funcionamiento cerebral o si es la misma alteración producto del autismo lo que genera los problemas de sueño.

En personas sin ninguna condición neurológica el mal dormir ya representa un grave problema de salud que puede derivar en alteraciones emocionales, físicas y mentales; entonces para el que sufre de autismo o algún otro problema de este tipo no gozar de un sueño de calidad es doblemente riesgoso para su bienestar porque ya de por sí sus funciones cerebrales están alteradas de base.

Los expertos consideran que el infradiagnóstico de los problemas de sueño en niños con TEA antes de los 6 años de edad puede causar daños irreversibles en su sistema neurológico.  Por ello la observación de los padres seguida de la notificación de algún comportamiento anormal en los patrones de sueño de su hijo/a con TEA es crucial para el abordaje inmediato.

El déficit en la cantidad de horas y calidad del sueño en estas personas afecta su conducta social al igual que su proceso de aprendizaje, sin embargo, el tratamiento óptimo al respecto mejora aspectos como su interés comunicativo, las acciones impulsivas o agresivas y su progreso en cada actividad.

El diagnóstico y abordaje del Trastornos del Espectro Autismo requiere de la intervención de diferentes médicos especialistas y terapeutas dedicados a procurar la mejor calidad de vida de estas personas quienes necesitan dormir mejor para beneficio de su desarrollo.

Este reconocimiento depende del control del historial completo del sueño del paciente que debe incluir las horas de acostarse y levantarse, las siestas en caso que las haga, si hay despertares nocturnos y el comportamiento diurno. Lo más importante es acudir a un especialista para que acompañe en este proceso.