leche-materna-y-sueno-PANAMA

Lactancia materna y el sueño del bebé

2 agosto 2021

En la actualidad existe una especie de controversia entre los profesionales y las familias acerca de la relación entre la lactancia materna y el sueño del bebé. En gran parte porque en algunas ocasiones, los datos obtenidos en diversos estudios han sido contradictorios.

A pesar de estas controversias los datos más fiables y recientes apuntan a que el bebé alimentado con lactancia materna presenta una mejor calidad de sueño así como una mayor duración del mismo, aunque en cuanto al número de despertares nocturnos por noche no se aprecian diferencias con respecto a los niños alimentados con lactancia artificial o mixta.

Los estudios también dan a conocer que la leche de la madre es más rica en melatonina, hormona que favorece el sueño, durante las últimas horas del día y la noche y que a su vez disminuye la posibilidad de presentar cólico del lactante.

Además, y pese a la creencia popular, sobre todo en países Latinoamericanos se ha demostrado que la madre que lacta a su bebé duerme media hora más cada noche, por lo que podemos decir que existe una relación directa entre un buen descanso del bebé y el bienestar de la madre.

Por otro lado y en contra posición a lo mencionado en cuanto a la madre, se estima que más de la mitad de los bebés se alimenta tanto por el día como por la noche. A diferencia de los adultos, la lactancia de los pequeños, durante sus primeros meses de vida, no distingue de horarios, y en muchas ocasiones reclaman su leche a horas intempestivas, interrumpiendo el sueño de la madre y haciendo que se despierte varias veces durante la noche para atender sus demandas lo que podría tomarse como un elemento que disminuye su calidad y cantidad de sueño.

Pero este esfuerzo, según algunos expertos en la materia Pediátrica, merece la pena ya no sólo por todos los beneficios que supone dar el pecho a los niños, sino porque, además, se ha demostrado que la leche materna aumenta ciertas propiedades que propician el descanso del bebé.

En definitiva el bebé alimentado con lactancia materna presenta una mejor calidad de sueño así como una mayor duración del mismo, lo que ayuda a comenzar a regular su ritmo circadiano, es decir, a diferenciar entre el día y la noche.