TCC-Panama

La terapia cognitivo conductual restaura los mecanismos para conciliar el sueño profundo

13 septiembre 2019

Dormir es una acción que se dispara automáticamente bajo estímulos internos y externos que a veces se ven alterados por pensamientos y conductas del paciente 

La Terapia Cognitivo-Conductual forma parte de los tratamientos que se están aplicando con éxito en pacientes con problemas de insomnio crónico.

El doctor Iñigo Hortelano, del Instituto Europeo del Sueño, explica que las técnicas conductuales y la reestructuración cognitiva de la Terapia Cognitivo Conductual son recomendadas para aquellos que consumen medicación y no han tenido los mejores resultados para mejorar sus hábitos al dormir.

Se estima que con la TCC, se cumplen los objetivos del tratamiento en cerca de un 90% de los casos tratados.

 

Problemas de insomnio

Las personas que sufren de insomnio tienen dificultad para iniciar o mantener el sueño, o lograr que éste sea realmente profundo y reparador.

Se considera que hay insomnio cuando se tarda demasiado tiempo en dormir, se despierta mucho antes del momento en que corresponde levantarse, las horas de sueño son intermitentes con despertares continuos durante la noche o sentir que no se ha dormido bien y por lo tanto no se ha descansado.

Algunos autores sostienen que dormir bien es una función automática que responde a estímulos externos e internos, por ello, cuando hay alteración en estos factores, la terapia cognitivo conductual ayuda a reestructurar pensamientos, conductas y hábitos para restaurar la función automática del sueño.

El doctor Iñigo Hortelano sostiene que “el objetivo es hacer que los pacientes recuperen un sueño satisfactorio, desde un enfoque eficaz y validado científicamente, que trabaja en combinación con las herramientas de manejo de pensamientos y conductas”.

 

Sustituye la medicación

La efectividad de la terapia cognitivo-conductual ha dejado cuenta de su efectividad en el tratamiento del insomnio y otros trastornos del sueño que aparecen en la edad avanzada.

“Este es el tratamiento de elección del insomnio cuando sus síntomas duran más de un mes, ya que tiene una efectividad similar a la de la medicación a corto plazo, pero superior a medio y largo plazo, evitando los riesgos de tolerancia y por tanto adicción a la medicación” aclara el doctor Hortelano.

 

Restauración de mecanismos para dormir

El tratamiento cognitivo conductual del insomnio busca que el paciente logre restablecer las condiciones que disparan el sueño de forma automática para después lograr que se establezca el automatismo.

Se trata de conseguir unas condiciones fisiológicas adecuadas, mantener un ambiente propicio para el sueño, conseguir la desactivación física e hiperactivación cognitiva para conciliar el sueño y controlar los estímulos que distraen o trastornan la hora de dormir.

 

Resultados deseados

Recuperar el sueño de calidad es posible a través de esta técnica sin invertir un muy largo período de tiempo.

El especialista explica que, aunque la duración del tratamiento depende de los condicionantes de cada caso, normalmente comprende un mínimo de 5 sesiones y un máximo de 10 para lograr resultados satisfactorios. Cada sesión dura una hora.

Concluye el experto, Iñigo Hortelano, que “las primeras sesiones son semanales, para espaciarlas después quincenalmente, realizando una última sesión de seguimiento para prevención de recaídas, aproximadamente un mes después de la anterior”. Finalmente los pacientes logran reportar un sueño de mayor calidad en que el pueden dormir profundamente y ganan una vida más plena.

Leave a Reply