tv-y-sueno-PANAMA

La televisión encendida durante la noche sabotea el sueño y perjudica la salud

3 julio 2020

Un sueño profundo y reparador sólo es posible cuando no existen elementos distractores como la luz o el ruido.

Un televisor encendido toda la noche mientras estamos durmiendo es enemigo de la higiene del sueño, por lo que la recomendación de los expertos es evitar ver programación televisiva justo antes de ir a la cama y mucho menos dejar el aparato activo hasta el amanecer.

Aun cuando el cerebro se mantiene activo durante la noche, muchas funciones se ponen en pausa mientras otras empiezan a trabajar para estabilizar nuestro organismo de cara al nuevo día. Sin embargo, cuando estando dormidos nos exponemos a los estímulos de luz y sonido que emite el televisor, se altera la actividad de los ritmos circadianos.

Cuando tenemos el aparato dentro de la habitación y vemos televisión a oscuras nuestras pupilas se dilatan dejando que entre más luz; esto estimula irregularmente el cerebro antes de ir a dormir. El resplandor de la pantalla, más los ruidos que el televisor emite hacen que el cerebro aumente su actividad eléctrica y las neuronas comiencen a acelerarse, por esto es mejor leer un libro o escuchar música relajante previo al sueño, para bajar la intensidad de la actividad cerebral y procurar un mejor descanso.

Si además nos quedamos dormidos con la tv encendida la afectación sobre la salud en aún mayor.

Varios estudios señalan que la tecnología durante la noche afecta nuestro sueño debido a la estimulación cognitiva que recibe el cerebro.

El ritmo circadiano se altera enviando una información errónea al cerebro respecto al día y la noche bajo los estímulos de luz y oscuridad. Los ritmos circadiano también son responsables de los cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo diario.

Entonces cuando dormimos expuestos a la iluminación y sonido del televisor, el cerebro puede activar ciertas funciones no programadas biológicamente para que ocurran durante la noche. La consecuencia será un sueño ligero con despertares frecuentes y un mínimo descanso.

Como el cerebro se mantiene activo en las noches los sonidos pueden provocar sueños nerviosos, soñamos con todo lo que sucede en la programación, además de que disminuye la producción de melatonina necesaria para regular el ritmo circadiano, contrarrestar el insomnio, la depresión, aumento de la presión arterial, sobrepeso y el envejecimiento. Igualmente se afecta el sistema endocrino haciendo que las hormonas que causan estrés actúen de forma irregular.

En este punto ver televisión de noche, así como usar videojuegos o teléfonos celulares deja de lucir tan inofensivo como parece, pues sus efectos sobre la salud son significativamente importantes. Cuidar la salud mental, física y emocional desde una mejor higiene del sueño es un hábito que debe fomentarse desde la infancia.