cefalea-PANAMA

La higiene del sueño reduce los síntomas de la cefalea

26 junio 2020

La cefalea va de la mano de diversos trastornos del sueño. Este dolor de cabeza persistente e intenso se considera un síntoma secundario de alteraciones como insomnio y narcolepsia.

Las formas más frecuentes de cefalea son la migraña, la jaqueca y la cefalea de tensión. Dentro de su clasificación  se citan la cefalea hípnica que es en la que la persona se despierta durante la noche o las siestas, la cefalea en racimos y la hemicránea paroxística crónica, las cuales atacan normalmente desde la fase de sueño REM.

La cefalea tensional normalmente se produce por tensión muscular en los hombros, el cuello, el cuero cabelludo y la mandíbula, estrés, depresión, ansiedad, un traumatismo craneal o  por sostener la cabeza y el cuello en una posición anormal.

Este tipo de cefalea es muy común en pacientes con insomnio  u otras alteraciones del ritmo sueño-vigilia. Quienes padecen de narcolepsia, sufren episodios de migraña o de cefalea en racimo, las cuales se producen en la transición entre la fase REM y otras fases de sueño.

Por otro lado, la cefalea hípnica despierta a las personas principalmente por la noche o en las siestas diurnas, mientras que los pacientes que padecen de hipoxemia o apnea obstructiva del sueño suelen experimentar cefaleas a primeras horas de la mañana.

Mantener la higiene de sueño contribuye a aliviar el dolor de la cefalea. Tanto el déficit como el exceso de sueño tienden a desencadenar las cefaleas o empeorarlas. Por esta razón, las personas que las padecen deben evitar hacer siestas para lograr dormir profundamente en las noches.

La variación del ritmo de sueño es uno de los principales causantes de las crisis de migraña, por eso los pacientes que padecen de esta cefalea expresan dificultad al momento de iniciar o mantener el sueño. Estos pacientes también presentan somnolencia excesiva durante el día

La relación entre las cefaleas y los trastornos del sueño requieren un abordaje conjunto que estudie estas patologías desde lo neurológico  y los hábitos de vida para comprenderlas mejor.

Parte de las investigaciones realizadas indican que posiblemente muchas de las estructuras neuronales (núcleo supra-quiasmático) implicadas en el ciclo sueño-vigilia, además de otros ritmos circadianos y el control de las diversas fases del sueño (núcleos troncoencefálicos) se alteran o se encuentran mal reguladas provocando así las cefaleas.

En este sentido la recomendación de los especialistas es que se traten las cefaleas a la par con los trastornos del sueño, la valoración de un paciente que sufre de cefalea debe informar si padece de insomnio, apnea obstructiva del sueño, narcolepsia o alguna otra alteración al dormir.