complicaciones-cardiovasculares-PANAMA

La Calidad de Nuestro sueño previene complicaciones cardiovasculares

28 junio 2021

Desde hace ya varios años diferentes estudios han revelado, que las personas que, además de llevar rutinas de vida saludables como realizar actividad física regularmente, contar con una alimentación balanceada, moderar el consumo de alcohol y no fumar, duermen un mínimo de siete horas al día, reducen hasta en un 65% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

El tiempo de descanso es el momento en el cual nuestro cuerpo cumple con su función reparadora, lo que ha convertido nuestro sueño en una de las necesidades más importantes, asociándolo siempre con múltiples funciones en nuestro organismo. Pero además, cuando dormimos de manera correcta, estamos ayudando a cuidar de una muy buena manera nuestra salud cardiovascular.

Las duraciones largas y cortas del sueño están relacionadas con una mayor probabilidad de sobrepeso, diabetes e hipertensión arterial entre otras afectaciones, lo que  deriva en un aumento en la probabilidad de sufrir ictus, infartos y otra serie de complicaciones cardiovasculares.

Definitivamente, la falta de sueño produce efectos nocivos a nivel de nuestro metabolismo, sistema inmunitario y hormonal. A nivel nervioso, hay un aumento del tono simpático, que es la parte del sistema nervioso autónomo diseñada para el estrés, la huida o el ataque. Aumentan tanto los niveles de presión sanguínea como nuestras pulsaciones y se movilizan nuestras reservas de energía.

Todas las anteriores premisas confirman, que corregir la cantidad y calidad de nuestro descanso debe ser tomado en cuenta como un elemento más en la prevención de eventos cardiovasculares.

Además, el sueño debe ser realmente reparador, para lo que es importante que la calidad del mismo sea alta, lo que significa  que las horas de descanso sean profundas y sin interrupciones.

Algunas recomendaciones para lograr un mejor descanso que se enumeran con más frecuencia en las conclusiones de diferentes investigaciones sobre esta materia serían:

  • Aprovechar lo máximo posible la luz solar, con actividades al aire libre y evitar durante la noche, especialmente al irnos a dormir, la exposición a la luz artificial.
  • Aumentar el ejercicio físico durante el día.
  • Intentar tener un horario lo más estable posible, evitando excederse los fines de semana.
  • Evitar estimulantes, cenas abundantes o alcohol antes de irnos a la cama.
  • Si tenemos dificultad para conciliar el sueño pueden ser útiles técnicas de relajación.
  • Destinar nuestro tiempo de descanso para relajarnos, evitando repasar problemas que hayamos tenido durante el trabajo, aprovechar para hablar por teléfono, discutir, etc.
  • No abusar de la siesta por la tarde, no debería pasar de los 20 minutos.

 

Mejora la calidad de tu sueño de manera eficiente para que el descanso de tu organismo sea realmene reparador y evitar así complicaciones indeseables como los accidentes cardiovasculares.