La-alimentacion-balanceada-clave-fundamental-para-lograr-un-sueno-de-calidad-PANAMA

La alimentación balanceada: clave fundamental para lograr un sueño de calidad

9 agosto 2021

Dormir es un estado fisiológico en el cual nuestro cuerpo entra con el fin de regular las hormonas y el metabolismo. Durante este proceso ocurren varias cosas, la digestión se hace más lenta, los músculos descansan y se regeneran, el cuerpo comienza a almacenar y ahorrar energía y la memoria se organiza y se prepara, pues recibirá nueva información.

Si procuramos dormir las horas necesarias para que nuestro cuerpo realmente descanse, nuestro sistema nervioso y el sistema inmune se verán beneficiados. Las consecuencias más considerables de una buena noche de sueño son, en primer lugar, que dejas de sentir irritación y cansancio, y por otra parte tus niveles de atención mejoran.

El sueño y la alimentación son factores clave que influyen en nuestra vida cotidiana. Para que el cuerpo humano sea capaz de recuperarse después de las actividades del día, el descanso y la alimentación balanceada son esenciales.

Por otro lado, antes de ir a la cama, las comidas deben ser ligeras pero a su vez deben aportar al cuerpo la energía suficiente para realizar sus funciones nocturnas. Evita alimentos pesados, picantes o dulces cuatro horas antes de acostarte, así como cafeína (café, té, bebidas gaseosas) seis horas antes de dormir. Tampoco es bueno beber alcohol o fumar demasiado antes de ir a la cama.

Para tener buenas noches de sueño y mejorar la salud, debemos optar por alimentos que fortalezcan las hormonas y neurotransmisores presentes en el ciclo del sueño. Esto lo podemos lograr a través de la alimentación balanceada y la ingesta de ciertos alimentos, como las legumbres, los frutos secos, los lácteos, las verduras y algunos carbohidratos (papas, avena, arroz, etc.).

Lo más importante es encontrar un equilibrio adecuado entre nuestro cuerpo y nuestra mente. A partir de una alimentación balanceada, actividad física y buenos hábitos del sueño puedes tener un estilo de vida más consciente.

La mayoría de los estudios realizados para aclarar la estrecha relación entre buena alimentación y calidad de sueño refieren de manera concluyente algunas recomendaciones entre las que destacan: Consumir en el día alimentos con elevada densidad nutricional, evitando azúcares y refinados, estimulantes y grasas no saludables y en la noche cenar ligero un par de horas antes de acostarte alimentos de fácil digestión, como cremas de verdura y cocciones sencillas.