hipersomnia-PANAMÁ

Hipersomnia: otro trastorno del sueño que causa somnolencia de noche y de día

17 julio 2020

Mantener una adecuada higiene del sueño así como hábitos saludables ayuda a contrarrestar los síntomas de esta molesta afección

Dormir poco es nocivo para la salud pero dormir demasiado también. A este trastorno del sueño se le conoce como hipersomnia idiopática.

El síntoma más común  de esta condición es una sensación de agotamiento y sueño extremo durante el día, a pesar de haber dormido profundamente en la noche.

Hasta el momento no se han establecido de forma definitiva las causas de la hipersomnia,  de allí su término médico “idiopático”.

Aunque la HI suele compararse con la narcolepsia, son trastornos muy diferentes.

La hipersomnia sólo produce un estado de pesadez o sueño durante el día sin que el paciente llegue a dormirse ni logre recuperarse con pequeñas siestas.

En el caso de la narcolepsia las personas se quedan dormidas de manera involuntaria a cualquier hora y lugar e incluso pierden el control de sus músculos.

somnolencia

No obstante, tener hipersomnia idiopática también puede alterar realmente la calidad de vida del paciente si no se trata oportunamente.

 

Detección y diagnóstico

Es importante reconocer cuando la somnolencia durante el día es producto de una mala noche o de cansancio y no de la hipersomnia idiopática.

Debido a que se desconocen sus causas los médicos que ayudan a sanar trastornos del sueño advierten que la HI debe ser suficientemente evaluada para no confundirla con otras patologías.

Para determinar que se trata de este trastorno los especialistas explican que los síntomas de sueño excesivo en el día se tienen que mantener como mínimo un mes.

La ingesta de determinados medicamentos o sustancias para tratar enfermedades como el cáncer, tienden a provocar una condición relacionada que se denomina hipersomnia secundaria, debido a que el paciente tiene ganas de dormir a cualquier hora del día.

Existe otra condición conocida como síndrome de Kleine-Levin o síndrome de la bella durmiente, donde además de hipersomnia la persona experimenta hiperfagia (alimentación compulsiva y excesiva), hipersexualidad, y algunos trastornos cognitivos y del estado de ánimo.

Es por ello que todos estos comportamientos deben ser evaluados para dar con un diagnóstico preciso de hipersomnia idiopática.

 

Señales de alerta de HI

Este trastorno del sueño suele aparecer entre la edad adolescente y los primeros años de la adultez de forma lenta, por lo cual se corre el riesgo que pase desapercibido y se tenga la falsa creencia de que la somnolencia obedece a otras causas.

Estos son los síntomas a los que tenemos que estar atentos:

  • Aunque se hagan siestas durante el día la somnolencia no se alivia.
  • Le cuesta mucho trabajo despertar después de un sueño largo.
  • Al despertar se puede sentir “embriaguez de sueño”, es decir, confusión o desorientación.
  • La necesidad de dormir durante en horarios matutino y diurno son incontrolables aun estando en plena actividad.
  • La persona duerme hasta 14 a 18 horas al día.
  • Hay sensación de ansiedad, irritación, inapetencia, poca energía.
  • El pensamiento y la comunicación son lentos.
  • Se observan fallas de memoria.

 

Prevención 

Los síntomas de la hipersomnia idiopática se pueden evitar o aliviar si se aplican algunos cambios en el estilo de vida. Mientras más saludables son los hábitos, mejor es la calidad del sueño.

Por ello la recomendación de los especialistas es las personas que observen los síntomas de la HI procuren:

  • Evitar el consumo de alcohol y medicamentos que pueden empeorar la afección.
  • Si ya se estableció el diagnóstico no conducir vehículos a motor o utilizar equipo peligroso hasta ser tratado por un médico.
  • Ser disciplinados con las horas de sueño nocturno, evitando trabajos o actividades sociales en las noches.

 

Hipersomnia y otros trastornos

La soñolencia no sólo es causada por hipersomnia, otros trastornos del sueño como la apnea obstructiva, el síndrome de las piernas inquietas también nos inquietan durante el día.

Asimismo nos altera el sueño la depresión, el uso de sustancias estupefacientes, el estrés, problemas funcionales de la tiroides y secuelas de algún traumatismo craneal.

Lo importante es observar el comportamiento de nuestro sueño y acudir al especialista de inmediato. En el Instituto Europeo del Sueño podemos ayudarle a superar la hipersomnia y tener una adecuada higiene del sueño. ¡Contáctenos!