diabetes-sueno

El insomnio representa un factor de riesgo para desarrollar diabetes

15 noviembre 2019

Durante el estado de vigilia nocturna aumentan los niveles de cortisol y se alteran los valores de insulina que controlan la glucosa en la sangre 

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta actualmente al menos a 442 millones de personas según la Organización Mundial de la Salud.

Ocurre cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza de forma eficaz la insulina que produce, generando así un aumento de la azúcar en la sangre y una larga lista de síntomas entre los cuales muchos están relacionados con trastornos del sueño.

 

Dormir con diabetes

Las personas diagnosticadas con esta enfermedad no contagiosa tienden a desarrollar poliuria que es necesidad de orinar con mayor frecuencia. Esta condición le afecta no sólo durante el día sino también en las noches, lo que le impide al paciente conciliar un sueño profundo y reparador.

La Dra. Celia García Malo explica que la obesidad implica un factor de riesgo para el desarrollo de diabetes así como también de apneas del sueño, otro problema de salud relacionado con el mal dormir.

La especialista indica que algunos trastornos del sueño igualmente pueden incrementar el riesgo de sufrir de diabetes. Uno de los más comunes es el insomnio porque bajo este estado el organismo experimenta el aumento de cortisol, hormona que puede producir una subida en la glucosa sanguínea y disminución en los valores e insulina que es la que controla la glucosa.

“Además en pacientes insomnes los índices de leptina se reducen y esto les predispone a la obesidad” agrega.

 

Adultos en mayor riesgo 

Dentro de la clasificación de la diabetes se distinguen tres tipos principales: la tipo 1, tipo 2 y la gestacional.

La diabetes tipo 1 afecta principalmente a los niños mientras que la tipo 2 la desarrollan los adultos.

Al respecto, la doctora Celia García Malo  detalla que la base de la diabetes tipo 2 es que el propio organismo no es capaz de “limpiar” el exceso de glucosa en la sangre.

Este último subtipo es la que supone una predisposición más marcada a los trastornos del sueño, porque está directamente relacionada con obesidad, hipertensión,  hipercolesterolemia y aumento del riesgo cardiovascular.

 

Enfermedad silenciosa 

Muchas personas pueden estar empezando a transitar el camino hacia el padecimiento de la diabetes y detectarlo cuando ya está establecida la enfermedad ya que no se manifiestan síntomas.

Por eso no siempre dormir mal está relacionado con la diabetes, sin embargo, la neuróloga recomienda realizarse chequeos médicos de forma periódica y entender que cuando hay alteraciones del sueño el cuerpo nos está enviando una señal de alerta de que algo no va bien y debemos investigar la causa.

El más importante organismo de la salud mundial advierte que la diabetes hoy representa la séptima causa de muerte y que en el año 2030 se multiplicará el número de pacientes si no se toma responsabilidad individual sobre la alimentación y mejores hábitos de vida.