power-naps-PANAMA

Dormir una siesta en el trabajo se hace más productivo y saludable

14 febrero 2020

Las power nap son sueños cortos que te permiten disminuir el estrés y renovar energías para seguir las tareas diarias.

Las siestas después del almuerzo están dejando de ser interpretadas como un acto holgazanería en los espacios laborales porque la tendencia es cerrar los ojos y entregarse a los brazos de Morfeo unos 30 minutos para renovar la productividad.

Así es. El sueño juega un rol fundamental en nuestro rendimiento, pero no sólo el nocturno sino estas llamadas power nap que pusieron en tendencia organizaciones como Google, Nike y Uber.

Las power naps o siestas cortas son breves descansos que realizan personas en su espacio de trabajo para desconectarse por un rato y retomar la tarea con energía renovada.

A partir de un estudio de la Universidad de Michigan se demostró que las personas que duermen siestas de máximo 30 minutos al día, se esfuerzan más y se frustran menos ante problemas difíciles que aquellos que evitan dormir siestas.

De esta manera, muchas empresas están entendiendo que no sólo se trata de atraer y retener a los mejores talentos, sino apuntar a formas innovadoras que hagan del área laboral un espacio saludable, colaborativo y gratificante para quienes conviven en él.

Estas siestas aportan salud y bienestar tanto físico como mental a quienes la practican.

 

Es siesta y no sueño profundo

Es importante entender que se trata de siestas cortas y no de un sueño prolongado y profundo, porque en este punto será difícil despertar con la agilidad que necesitamos para continuar. La idea es desconectarnos por un máximo de 30 minutos para relajarnos y permitir que el cerebro se desestrese.

Las power nap suelen son muy efectivas si se realizan en este lapso de tiempo en un lugar cómodo donde haya escasa luz y ruido. Preferiblemente en un sillón y no una cama.

Si sientes que los 30 minutos no son suficientes y tu sueño nocturno es normal es posible que tengas algún trastorno del sueño, estado depresivo u otra enfermedad que conviene consultar con el médico.

La hora más adecuada para disfrutarla es entre las 13 y 17 horas ya que diversos estudios demuestran que el periodo de mayor somnolencia está en esa franja horaria, los ritmos circadianos sufren una caída precisamente entre las tres y las cinco de la tarde.

Los expertos también recomiendan tomar un café justo antes de dormir la mini siesta, porque la cafeína hace efecto 45 minutos después de tomarla, así que al despertar estamos listos para seguir el día.

 

Aportan más salud y productividad

Las power nap hacen que el trabajador gane mayor concentración en sus tareas, recobre su energía, disminuya el estrés y minimice los errores a consecuencia del cansancio prolongado.

Después de hacer estas siestas verás cómo mejoran tus funciones mentales, se amplía la habilidad de aprender nueva información y retenerla de forma más efectiva, se reduce el riesgo de sufrir un ataque al corazón, se controla la presión sanguínea, se estimula la creatividad, nuestros reflejos y el estado de ánimo.