sueno-estres-PANAMA

Dormir un ratito quita el estrés

28 febrero 2020

El sueño es uno de los más recomendables calmantes de la ansiedad. Se le llama “siesta del estrés o de miedo” que actúa como mecanismo de defensa contra ese estado emocional tan perjudicial para la salud.

La ansiedad está intrínsecamente vinculada al insomnio porque la ansiedad desencadena el trastorno del sueño y por ende la persona se siente más angustiada al no lograr dormirse. De esta manera se vuelve un círculo vicioso que se retroalimenta.

¿Te has fijado que cuando los niños están en sus primeros años de vida duermen plácidamente después de un episodio de rabieta, llanto descontrolado y pataleo?

Esto es debido a que el sueño produce un efecto reparador y eficiente en todo tu organismo, así que sin que como adultos armemos una pataleta, dormir en medio de un estado de estrés nos ayuda a liberar la ansiedad, pensar mejor y reiniciar.

Las “siestas del estrés” también se relacionan con la necesidad del cuerpo de reponer la glucosa que llega a niveles elevados bajo una situación estresante. Dormir contribuye a restaurar los aspectos metabólicos del organismo.

El estrés en el trabajo es uno de los factores de riesgo que pueden provocar insomnio transitorio (dura menos de tres semanas) o insomnio crónico primario (supera las tres semanas) ya que la persona estresada sufre una situación de hiper alerta que dificulta su sueño.

Hay algunos adultos que el estrés lejos de mantenerlos en vigila les provoca más bien sueño, pero éste no es un sueño profundo y reparador por lo que termina sufriendo de somnolencia diurna. Además, el estrés no se calma.

Para que dormir cumpla el objetivo de liberarnos de la ansiedad es mejor procurar tener las mejores condiciones que permitan gestionar una siesta realmente tranquilizante.

 

Esto nos ayudará a bajar el estrés y dormir 

  1. Realiza al menos una meditación al día para poner en orden tus emociones. La respiración profunda te va llevando a un estado de relajación muy favorable para dormir.
  2. Acondiciona la habitación gestionarás tu “siesta del estrés” a las condiciones de temperatura e iluminación más confortables para ti.
  3. La práctica de yoga es un aliado para contrarrestar el estrés y mejorar nuestra higiene del sueño.
  4. Hacer ejercicios acompañados de una dieta nutritiva mejora el manejo del estrés y el sueño.

El estrés puede resultar muy perjudicial si no se toman medidas a tiempo así que cuando sientas ansiedad mejor tómate un tiempo y consulta con la almohada.