trastornos-sueno-cancer-prostata-PANAMA

Disminución en la producción de melatonina por problemas de sueño podría sumar a las causas del cáncer de próstata

30 octubre 2020

No siempre tomamos conciencia de lo importante que es dormir con la calidad y horas necesarias para mantenernos saludables.

Diversos estudios científicos han demostrado que los trastornos del sueño influyen en la aparición de enfermedades como el cáncer de próstata, una de las principales preocupaciones del hombre respecto a su salud.

Esta enfermedad es causada fundamentalmente por cambios o mutaciones en el ADN de una célula normal de la próstata. Dichos cambios pueden ser heredados de uno de los padres o pueden ser adquiridos durante la vida del hombre.

Uno de los puntos de convergencia entre los trastornos del sueño y el cáncer de próstata es la producción irregular de melatonina.

Los investigadores explican que la falta de sueño inhibe la producción de la hormona responsable de controlar el reloj biológico del cuerpo sobre los ciclos sueño-vigilia. Cuando la función de melatonina se ve alterada puede ocurrir lo siguiente surgir:

  • Mutaciones genéticas.
  • Reducción de la reparación del ADN.
  • Debilitamiento del sistema inmune.
  • Progresión de tumores.

La melatonina puede jugar un papel fundamental en la regulación de un conjunto de hormonas que influyen en diferentes tipos de cáncer, entre ellos el de mama y el de próstata.

 

Largas noches sin dormir

El insomnio en cualquiera de sus tipos, dificultades para conciliar el sueño y la nocturnia son los trastornos del sueño más frecuentes relacionados con este tipo de cáncer masculino.

La Sociedad Americana de Cáncer asegura que los hombres que acostumbran dormir menos de cinco horas diarias corren mayor riesgo de padecer cáncer de próstata.

De hecho, una investigación realizada por la Universidad de Islandia, en Reykjavik, evidenció que los hombres menores de 65 años que tienen problemas para conciliar el sueño, despiertan frecuentemente durante la noche o duermen menos de cinco horas diarias son 55% más propensos a este tipo de cáncer.

La relación entre los problemas del sueño y el cáncer en los hombres es bidireccional. Aquellos que sufren de nocturia, es decir, el trastorno del sueño que hace a las personas levantarse varias veces en la noche para orinar, es un síntoma común de la hiperplasia benigna de próstata.

En estas circunstancias es importante detectar a tiempo esta alteración del sueño llevando un registro de la cantidad de veces que viajas al baño durante la noche.

La importancia del buen dormir va más allá de lograr un descanso reparador, pues la salud física, mental y emocional se resienten cuando no dormimos con la calidad y cantidad de horas necesarias.

Esto justifica que el cáncer de próstata sea tan común en la edad avanzada, cuando de forma natural hay un declive en la producción de melatonina.

Sin embargo, el cáncer de testículos que es más frecuente en pacientes jóvenes, también se ve influenciado por patrones de sueño poco saludables.

Para un paciente con cáncer de próstata o de testículos, dormir bien es una tarea difícil porque generalmente sufren:

  • Ansiedad o depresión.
  • Dolor.
  • Fiebre.
  • Tos o problemas para respirar.
  • Fatiga.
  • Picazón.
  • Convulsiones.
  • Sudores nocturnos o sofocos.
  • Problemas estomacales e intestinales.

Todo esto deriva en largas noches de sueño interrumpido o de total vigilia, aunado al cumplimiento de los protocolos de tratamiento de cáncer, muchos de los cuales causan trastornos que impiden dormir adecuadamente.

El cáncer de próstata es una de las principales preocupaciones de salud pública para los hombres y los problemas del sueño en estos casos son muy comunes, por lo cual promover la higiene del sueño en ellos desde temprana edad es una recomendación que se está estudiando como potencial factor de intervención para reducir el riesgo de cáncer de próstata.

Los estudios al respecto continúan en esa dirección con la intención de establecer la trascendencia de cumplir la higiene del sueño como herramienta de salud preventiva.