SFSR-PANAMA

Descubre la razón por la que dormir profundamente no siempre es bueno

7 junio 2021

El Síndrome de la fase del sueño retrasada es un trastorno que aparece durante la niñez y puede extenderse para el resto de la vida.

El SFSR afecta el tipo de sueño, el ritmo de la temperatura del cuerpo, el nivel de atención del individuo, el ritmo hormonal y otros ritmos biológicos cotidianos que son fundamentales para el desenvolvimiento del individuo.

Lo que caracteriza a las personas con síndrome de la fase de sueño retrasada es que duermen de forma muy liviana durante las primeras horas del sueño, y muy profundo en las últimas horas.

Podría decirse que estas personas gozan de un sueño saludable, ya que no tienen problema en irse a la cama a la misma hora todas las noches, se despiertan espontáneamente en las mañanas pero no por estímulos externos a menos que se trate de luces muy fuertes. No sienten somnolencia durante el día.

Pero, ¿si dormir profundamente es bueno, por qué este síndrome se considera una enfermedad del sueño?

Un ciclo de sueño normal se desarrolla durante la noche pasando por cinco fases:

  • Fase I o etapa de adormecimiento.
  • Fase II o etapa de sueño ligero.
  • Fase III o etapa de transición.
  • Fase IV, etapa de sueño profundo o de sueño Delta.
  • Fase de sueño REM (rapid eye movement) o etapa de sueño paradójico.

 

Los pacientes con Síndrome de Sueño Retrasado tienen tan baja calidad de sueño durante las primeras horas que necesitan compensar ese déficit durmiendo hasta muy tarde.

El SFSR muchas veces se diagnostica a la ligera como un insomnio primario o en el peor de los casos, como un problema psiquiátrico. La verdad es que este trastorno representa un desequilibrio en el ritmo circadiano y puede resultar discapacitante para quien lo padece.

Este trastorno crónico generalmente se desarrolla en los primeros años de la niñez temprana o en la adolescencia tardía entrada la adultez temprana, momento en el que tiende a desaparecer. Si no sucede, el pronóstico es que el síndrome permanecerá toda la vida.

Si bien los síntomas pueden controlarse dependiendo el caso individual de cada paciente, hasta el momento se desconoce cura alguna.

Por ahora los especialistas aluden a terapias de luz o el uso de determinados fármacos para asistir a los pacientes. Sin embargo, los pacientes con SFSR pueden llegar a dormir bien y de forma regular cuando son capaces de seguir su propio horario de sueño.

Si observas que en tus patrones de sueño comienzas a tener esas características, es posible que pertenezca al aproximadamente 3% de personas en todo el mundo, que tiene SFSR:

  • Te duermes y despiertas a horas no apropiadas a las deseadas para hacer tus actividades.
  • Te vas a dormir a la misma hora todos los días.
  • Después de dormido difícilmente te despiertas.
  • Tienes extrema dificultad para despertar en las primeras horas de la mañana.
  • Te cuesta irte a la cama a horas más tempranas para forzar adaptarte a dormir y despertar a horas más convencionales.
  • Duermes fácil y cómodamente en las mañanas e inclusive en la tarde.