medicamentos-PANAMA

Cuidado con los fármacos que provocan trastornos del sueño

27 marzo 2020

Muchas personas deben lidiar a diario con problemas de salud que alteran su sueño o problemas de sueño que afectan su salud y en cualquiera de los casos deben someterse al consumo de medicamentos.

Los especialistas del Instituto Europeo del Sueño advierten que no es bueno automedicarse en caso de sufrir de algún trastorno del sueño ni en caso de necesitar dormir.

La realidad es que cada medicamento que ingerimos tiene una serie de propiedades que pueden afectarnos de distintas maneras a la hora de dormir.

La neuróloga del Instituto Europeo del Sueño, Celia García Malo, explica que existen una amplia gama de medicamentos que se indican según las necesidades de cada paciente.

Algunos son útiles para inducir el sueño ligero haciendo que la persona no alcance el sueño profundo. Otros fármacos deprimen el sistema nervioso generando trastornos como las apneas del sueño y el síndrome de piernas inquietas.

También hay medicinas que pueden bloquear la síntesis de melatonina.

Sin embargo, la neuróloga destaca la influencia que tienen los siguientes tipos de medicamentos sobre la higiene del sueño:

-Los antidepresivos que cuentan entre los estimulantes del Síndrome de Piernas Inquietas.

-Los del grupo del benzodiacepinas que actúan como depresor del sistema nervioso y se indican para abordar desequilibrios emocionales como la ansiedad. Este tipo de medicamentos contribuye al desarrollo de apnea del sueño.

-Los beta-bloqueantes muy usados para controlar la presión arterial.

-Los antieméticos utilizados para tratar las náuseas y los vómitos.

– En el caso de algunos antihistamínicos producen somnolencia como efecto secundario, motivo por el cual a menudo han sido usados para tratar el insomnio. Sin embargo, por su papel como bloqueante dopaminérgico, algunos pueden empeorar el síndrome de piernas inquietas.

Otro factor que incide negativamente en la higiene del sueño son los despertares obligatorios por la toma de un tratamiento farmacológico. Por eso la recomendación es tratar de que los horarios sean los menos disruptivos posible.

Esto no quiere decir que los fármacos sean enemigos número uno del sueño pues evidentemente bajo indicación médica, deben suministrarse para atender otros problemas de la salud.

De hecho, la especialista aclara que en el Instituto Europeo del Sueño se realiza una atención individual de cada caso, aplicando una evaluación detallada de la situación de cada paciente y los medicamentos que consume.

“Ante la sospecha de que un determinado trastorno pueda tener que ver con un fármaco, la decisión sobre interrumpirlo o reemplazarlo se debe contemplar”, explica.

Quienes requieren tomar alguna droga legal para poder conciliar el sueño también deben cuidarse de no abusar de ellas porque sus efectos sobre la salud no son tan buenos.

La doctora Celia García refiere que, por ejemplo, los hipnóticos clásicos como las benzodiacepinas se pueden usar como inductores al sueño, pero su uso debe ser limitado y controlado, ya que producen tolerancia, esto quiere decir que a medida que se toman, su efecto es cada vez menor. Por lo anterior, su uso sólo sin buscar otras soluciones del problema de sueño no será efectivo.

Por ello ante problemas crónicos del sueño sugiere ponerse en manos de un especialista de inmediato para determinar el trastorno y su más adecuada atención.

Antes de recurrir a la toma de cualquier medicamento para dormir o padecer los efectos que hacen ciertos fármacos sobre tu sueño, recuerda que las bases de una buena higiene del sueño consisten en mantener horarios regulares para dormir y evitar el estrés especialmente antes de ir a la cama.