apnea-en-mujeres-PANAMA

Cuando las mujeres sufren de Apnea obstructiva del sueño el riesgo de complicarse en mayor

28 agosto 2020

Los síntomas de la apnea obstructiva del sueño son muy claros pero en el caso de las mujeres a veces se suelen confundir con otros padecimientos evitando así que se realice un abordaje oportuno.

Este problema respiratorio que se manifiesta especialmente mientras dormimos afecta a hombres que a las mujeres. Esto no quiere decir que a ellas les afecte menos, por el contrario.

Las personas con este padecimiento sufren colapsos mientras duerme debido a que su respiración se interrumpe por unos segundos cada cierto tiempo. La apnea del sueño obstruye las vías respiratorias, los músculos de la garganta se relajan generando sensación de asfixia.

Los principales tipos de apnea del sueño son:

  1. Apnea obstructiva del sueño, la forma más común, que ocurre cuando los músculos de la garganta se relajan.
  2. Apnea central del sueño, que ocurre cuando el cerebro no envía señales correctas a los músculos que controlan la respiración.
  3. Síndrome de apnea del sueño compleja, también denominado apnea central del sueño emergente del tratamiento, que ocurre cuando alguien padece apnea obstructiva del sueño y apnea central del sueño.

 

El diagnóstico de esta enfermedad no se limita a la detección de ronquidos a causa de problemas respiratorios. De hecho ni siquiera es un padecimiento exclusivo de personas mayores, como muchos creen, pues hay muchos jóvenes con apnea del sueño al igual que no todos los pacientes roncan.

En este sentido, algunos especialistas consideran que la apnea obstructiva del sueño (AOS) está infradiagnosticada, especialmente en las mujeres.

Según los expertos en enfermedades del sueño cerca del 30% de la población mundial cuyas edades oscilan entre los 25 y 70 años sufre esta condición. A pesar de que en los hombres se diagnostica 8 veces más que en la mujer, los síntomas en el grupo femenino no son menos estimables, lo que sucede es que se manifiesta de manera diferente.

En ellas los signos de la AOS se pueden confundir con otras enfermedades, mientras que los efectos de este trastorno respiratorio pueden ser en algunos casos más grave que en los hombres pues se asocia inclusive a un mayor riesgo de sufrir un ictus así como trastornos del estado anímico.

Dos características son claves para sospechar que una mujer tiene la condición:

-El sonido de su ronquido es más ligero, no como el del hombre que es más alto.

-Los episodios de apnea obstructiva en ellas son más cortos, así que se hacen casi imperceptibles.

Si no hay un seguimiento adecuado del patrón de sueño en ellas, será difícil identificar el problema de primera mano, por eso hay que prestar atención a los efectos de la apnea sobre su salud.

Las mujeres con AOS empiezan a sufrir de falta de energía, se sienten fatigadas, con problemas de concentración, pérdida de memoria, cefaleas recurrentes y mareos.

Algunas se despierta con la boca seca, desarrollan episodios de migraña, palpitaciones, taquicardia, sensación de ahogo. Además con este trastorno también puede aparecer el síndrome de las piernas inquietas, estados de ansiedad y depresión.

Muchos factores influyen en la aparición de la apnea en las féminas, muchos de ellos están relacionados con su estilo de vida y enfermedades de base.

Uno de los principales detonantes de la AOS es la obesidad, así como el síndrome metabólico producto del exceso de peso, la resistencia a la insulina y el sedentarismo.

Las mujeres que sufren de hipertensión o de Enfermedad Obstructiva Pulmonar también son propensas a este trastorno. Igualmente puede aparecer la apnea en las embarazadas debido a que el útero en crecimiento provoca que el diafragma se eleve, cambiando así levemente la mecánica pulmonar.

Con la postmenopausia suele aparecer este problema respiratorio, igualmente en mujeres que sufren de síndrome de ovario poliquístico.

Las investigaciones sobre la apnea obstructiva del sueño en la población femenina son cada vez más precisas para su adecuado diagnóstico y atajar a tiempo las posibles complicaciones que derivan de este problema.

Una de las complicaciones más temidas de la AOS en damas jóvenes es que éstas tienden a sufrir ictus, problemas cardíacos, resistencia a la insulina y afecciones hepáticas.

Los patrones de sueño en ellas son muy diferentes a los de ellos pues la apnea obstructiva del sueño es una enfermedad grave.

Es vital acudir a un neumólogo especialista en trastornos del sueño para que aplique las pruebas de diagnóstico para esta enfermedad y trabajar sobre el tratamiento oportunamente.