Bruxismo el enemigo silencioso del sueno

Bruxismo: El enemigo silencioso del sueño

16 agosto 2019

El bruxismo es una de las parasomnias o trastornos del sueño más frecuente en todo el mundo.

Expertos revelan que más del 85 % de la población ha tenido algún episodio de bruxismo en su vida, con una prevalencia importante en niños.

Este trastorno hace que la persona tenga breves despertares inconscientes durante la noche, acumulando así horas y días sin disfrutar de un sueño profundo o No Rem.

El paciente de bruxismo o “bruxópata” rechina, aprieta, traba y mastica con los dientes sin propósitos funcionales mientras duerme.

Una contracción muscular sostenida durante un evento de bruxismo puede durar hasta cinco minutos sin producir ningún ruido, por eso es normal que la persona, aunque no recuerde la razón, manifieste los siguientes signos:

  • Despierta cansado
  • Tiene somnolencia
  • Presenta dolor en los músculos masticatorios
  • Hipersensibilidad en los dientes
  • Fracturas dentales o líneas de infractura
  • Dolor de cabeza y cuello
  • Migraña
  • Dificultad para abrir la boca
  • Ruidos en la articulación de la mandíbula al despertar

 

También puede presentar problemas médicos cognitivos, de comportamiento, procesos psicopatológicos y hasta trastornos psiquiátricos.

Los efectos del bruxismo pueden ser variados y progresivos, pues lo que está en juego son las funciones inmunológicas y endocrinas que entran en acción cuando se duerme y que bajo esta condición, se ven alteradas.

Esta no sólo es una parasomnia sino uno de los padecimientos  orofaciales más preocupantes pues afecta la salud bucal y muscular.

Bien lo dijo Hipócrates: “Sueño y vigilia, cuando son inmoderados, constituyen enfermedad”.

Bruxismo bajo tensión

La pregunta es ¿qué causa el bruxismo? La respuesta está en los estados emocionales.

El estrés intenso, ansiedad, depresión, sensibilidad, personalidad obsesiva-compulsiva son varios de los detonantes de este trastorno del sueño.

Algunos estudios sostienen que las  deficiencias nutricionales, la deficiencia de magnesio, trastornos alérgicos o endocrinos igualmente pueden explicar la naturaleza del bruxismo. No obstante, también se le asocia con la apnea obstructiva del sueño.

Este padecimiento consiste en una multitud de interrupciones del ciclo respiratorio durante el sueño por colapso de la vía aérea superior, que obligan al paciente a  hacer pequeños despertares inconscientes para restablecer la respiración.

El bruxismo es curable

Quien padece de bruxismo no está consciente de lo que le sucede, por lo que el diagnóstico es más complejo y el tratamiento debe ser multifactorial.

Una persona puede pasar tiempo sin detectar que tiene bruxismo, a menos que duerma acompañada o se someta a una evaluación médica para el diagnóstico.

Para tratar este trastorno del sueño los especialistas recomiendan que el paciente se asista de herramientas de relajación para controlar el estrés emocional y evitar la ansiedad.

Para relajarse antes de dormir es bueno respirar con inhalaciones profundas, escuchando música suave o instrumental a bajo volumen y con los ojos cerrados para un mejor estado de concentración y pronta conciliación del sueño.

El médico tratante también puede indicar el uso de férulas así como terapias de relajación específicamente para la mandíbula, como por ejemplo abrir y cerrar la boca lentamente lo más que puedas varias veces en la mañana y antes de dormir. Relajar la lengua, estirando y contrayendo también puede ayudarte a eliminar la tensión de la mandíbula.

Si el bruxismo de sueño por estrés no se controla con estas técnicas, es mejor acudir a especialistas en terapias del sueño y a un psicólogo para tratar el problema de ansiedad.

Leave a Reply