alimentacion-y-sueno-PANAMA

Alimentos que ayudan a dormir mejor

12 marzo 2021

La dieta diaria influye en la calidad del sueño por lo que debemos ser cuidadosos a la hora de escoger lo que comemos en las noches

Comer y dormir son dos funciones fisiológicas indispensables para la sobrevivencia que además se complementan necesariamente.

Una alimentación inadecuada afecta la higiene del sueño mientras que el mal dormir influye negativamente en los procesos digestivos y metabólicos.

Mientras dormimos con las condiciones de calidad y cantidad saludables el organismo hace un trabajo importante relacionado con los alimentos que ingerimos, con el objetivo de garantizar el equilibrio corporal y mental:

  • Se regulan correctamente los procesos hormonales (endocrinos) y metabólicos.
  • Se reducen los procesos digestivos.
  • Se activa el almacenamiento de energía y ahorro
  • Se organiza la memoria para dar entrada a nueva información.
  • Se produce el descanso.
  • Se regeneran los músculos.

Está comprobado que no dormir bien puede causar en algunas personas pérdida de peso y en otras obesidad, influye en este comportamiento la ingesta de determinados tipos de alimentos que deben ser procesados durante la noche.

Quienes padecen de insomnio tienden a experimentar un aumento de las hormonas que favorecen la ingesta de alimentos, especialmente si se trata de aquellos ricos en azúcares, carbohidratos complejos y grasas

Además, esta alteración en los horarios del sueño hace que sintamos más apetito, lo cual puede provocar una disminución en la sensibilidad a la insulina y así disminuir la tolerancia a la glucosa, de esta manera se altera el perfil de lípidos en el organismo.

La recomendación de los expertos es que la cena sea ligera pero nutritiva, con el propósito de darle el aporte de energía que necesita para sus funciones nocturnas.

 

¿Qué comes que no te deja dormir?

Mientras un vaso de leche tibia te puede ayudar a dormir mejor, una taza de chocolate en cambio puede mantenerte alerta hasta pasada la media noche; ¿por qué?

Obedece a las características de los alimentos, por lo cual es importante saber escoger lo que ingerimos, especialmente en la noche.

Las bebidas estimulantes contienen metilxantinas y las aminas biógenas, que son sustancias que afectan el sistema nervioso central e influyen en la inhibición del sueño.

Esta es la razón por la que no es recomendable consumir café, té, guaraná, chocolate, mate ni gaseosas antes de ir a la cama. Muchas de estas bebidas además resultan laxantes, flatulentas, diuréticas o estimulan la secreción gástrica

Este mismo efecto tiene el consumo de perejil,  apio, ajo, berenjena,  brócoli, repollo, coliflor o cebolla.

También las comidas exageradamente condimentadas con especias picantes aumentan la temperatura corporal al tiempo que provocan reacciones gástricas, esto igualmente impide conciliar el sueño reparador.

Las harinas, las comidas procesadas y grasosas dan pesadez en la noche además que producen acidez.

Es importante “escuchar” al cuerpo cuando reacciona frente a ciertas cenas para regular los alimentos que incorporamos al menú nocturno. En este proceso se pueden descubrir alergias e intolerancias alimentarias que de igual forma trastornan el sueño.

 

Alimentos que ayudan a dormir mejor

Los alimentos ricos en triptófano contribuyen en la síntesis de serotonina y melatonina así que son favorables para la higiene del sueño. La liberación de serotonina se asocia también con el estado anímico y el apetito.

Los expertos aseveran que las comidas que son abundantes en hidratos de carbono aumentan la concentración sanguínea del triptófano de los alimentos.

Dentro de la lista de alimentos que poseen esta sustancia y que se han mencionado al principio de este artículo, se suman el maíz, los tomates y las papas, aunque son de menos asimilación.

Si observas que tienes problemas de sueño evalúa con tu médico especialista tu dieta diaria y procura incorporar alimentos y suplementos alimenticios enriquecidos en serotonina, melatonina hidratos de carbono, vitamina B6 y magnesio.